PINGÜINO DE LAS GALÁPAGOS


Spheniscus mendiculus

   Pingüino, nombre común de cualquiera de las diversas aves acuáticas no voladoras del hemisferio sur que también reciben el nombre de pájaros bobos (véase Aves no voladoras). El nombre de pingüino se aplicaba originalmente al hoy extinguido alca real del norte del Atlántico, un gran ave no voladora, de color blanco y negro y posición erguida. Más tarde se descubrieron aves no voladoras similares en el hemisferio sur, y también fueron llamadas pingüinos, nombre que hoy ha quedado restringido exclusivamente a estas aves. Al igual que los alcas, los pingüinos son excelentes nadadores.

Aunque los pingüinos de las Galápagos parecen torpes en tierra firme, son grandes nadadores gracias a sus alas semejantes a aletas. Este pájaro, sociable y que no vuela, es de baja estatura, ya que un ejemplar adulto suele medir, por término medio, unos 53 cm. Hembra y macho comparten las tareas parentales de criar a los pequeños, se turnan a la hora de incubar los huevos y de alimentar a las crías. Actualmente, tan sólo existen unos pocos miles de parejas reproductoras en dos de las Islas Galápagos, lejos de la costa pacífica de Ecuador. En una de las islas, los perros asilvestrados o cimarrones han supuesto un problema, pero se están realizando esfuerzos para acabar con estos depredadores y proteger así a los pingüinos.

Características de los pingüinos
Las 16 especies de pingüinos propios del hemisferio sur son aves no voladoras adaptadas a la vida acuática. Están aisladas del frío por tres capas de plumas cortas y densas y una capa de grasa subcutánea. Las alas están modificadas en aletas rígidas para nadar bajo el agua, y sus pies palmeados les sirven, junto con la cola, como timones para girar. La mayoría de los pingüinos tienen el pecho blanco y el dorso y la cabeza negros. Muchas especies exhiben manchas rojas, naranjas o amarillas en la cabeza y el cuello. Debido a que sus cortas patas están situadas en una posición muy atrasada, los pingüinos asumen una posición erguida cuando están en tierra.

La mayoría de los pingüinos tienen el pecho blanco y el dorso y la cabeza negros.
Los pingüinos se agrupan en 18 especies y 6 géneros, que en su mayor parte viven en la Antártida y en islas subantárticas. Otros son nativas de las costas de Australia, Suráfrica y Sudamérica, así como de las islas Galápagos (Ecuador).

Las especies más grandes son el pingüino emperador, que puede alcanzar una altura de más de 1,2 m, y el pingüino rey o real, que mide entre 91 y 97 cm de alto. Las dos aves viven en los hielos de la Antártida.

Aunque sus antecesores eran aves voladoras, los pingüinos están muy especializados para el buceo: sus alas rígidas se asemejan a las aletas de otros vertebrados nadadores. No tienen tipos específicos de plumas, como la mayoría de las aves, sino que están cubiertos casi de manera uniforme de plumas pequeñas que, junto con la capa de grasa que poseen bajo la piel, les protegen del frío. Mientras que la mayor parte de las aves cambia las plumas durante un periodo relativamente largo del año, los pingüinos mudan todas las plumas, y en algunas especies incluso el escudo del pico, en un breve intervalo. Un pingüino en fase de muda tiene aspecto hinchado y deslucido; pierde las plumas en grandes superficies. Durante el periodo de muda, que puede durar varias semanas, el pingüino no entra en el agua para alimentarse.

Comportamiento

Los pingüinos, el mayor grupo de aves no voladoras, tienen adaptaciones especiales para la natación y para conservar el calor en el ambiente hostil de los mares antárticos. ‘Vuelan’ bajo el agua y pueden alcanzar hasta 36 km/h de velocidad. Mientras nadan o persiguen una presa, a menudo saltan fuera del agua como hacen los delfines. Para mantener el calor corporal, los pingüinos han desarrollado una tasa metabólica superior a la normal, una gruesa capa de grasa subcutánea y un método para atrapar el aire bajo sus plumas, gruesas e impermeables.

Los pingüinos suelen caminar, saltar y desplazarse sobre el abdomen, empujando con las alas y las patas. Nadan con gran velocidad y agilidad. Sus 'aletas', las alas, son su único medio de propulsión en el agua; llevan las patas extendidas hacia atrás o las usan como timones. Algunas especies se impulsan con movimientos similares a los de los delfines; recorren cierta distancia bajo el agua, emergen en un elegante arco para tomar aire y se sumergen de nuevo. Los pingüinos se alimentan de peces, sepias, crustáceos y otros animales marinos de pequeño tamaño. En cautividad los pingüinos emperador y rey no aprenden a capturar su propia comida, y una vez que han aprendido a comer presas muertas, tienen que ser alimentados todos los días.

Nadan con gran velocidad y agilidad.
Los pingüinos son aves gregarias y siempre se les observa en colonias, incluso en el mar. En tierra, sus colonias a menudo están compuestas por cientos de miles de individuos. Aunque las aves han sufrido grandes masacres a manos de los seres humanos, que las ha matado a miles por su grasa y, más recientemente, por su piel, la inaccesibilidad de la región antártica ha contribuido a su preservación. Sus enemigos naturales incluyen las focas leopardo, las orcas y, en el caso de los polluelos y los huevos, los págalos.

Reproducción

Criadero de pingüinos Son áreas en las que se reúnen gran número de pingüinos para aparearse y criar a sus polluelos. Las más grandes, en las que puede haber desde cientos de miles a millones de ellos, se encuentran a lo largo de la costa de la Antártida y en varias islas del Antártico. Los pingüinos siempre regresan al área de reproducción en la que nacieron.

Las mayores concentraciones de pingüinos se ven en las colonias donde las aves se reúnen para reproducirse. Pueden reunirse varias especies distintas pero habitualmente las especies están muy segregadas. Durante la estación de apareamiento los pingüinos de la región antártica aparecen a lo largo de costas desoladas, congeladas o rocosas y saltan, brincan y se deslizan hacia sus lugares de reproducción favoritos. En muchas de estas áreas hay tramos de roca desgastados por el paso de incontables generaciones de pingüinos; las aves siguen exactamente el mismo camino que sus antecesores para llegar hasta el territorio de reproducción. A menudo estos caminos parecen los más complicados posibles, y en algunos casos estas zonas se encuentran a muchos kilómetros del océano. Otras especies situadas más al norte pueden ser residentes en el área de crianza. El pingüino emperador se reproduce en una de las regiones más inhóspitas del mundo durante uno de los periodos más fríos del año, poniendo e incubando sus huevos hasta a -60 ºC de temperatura.

Los pingüinos realizan exhibiciones y emiten gritos un tanto extraños durante el proceso de búsqueda de pareja. El pingüino gentú levanta las alas y grita o se inclina de un modo exclusivo y peculiar del gentú macho; el pingüino de El Cabo se inclina, sacude la cabeza y brama de un modo característico, con una llamada similar a la de un asno; y el ritual de cortejo y los nítidos trompeteos del pingüino rey son característicos de la especie.

Pingüino con su polluelo Los pingüinos siempre regresan a su lugar de anidamiento ancestral para poner sus huevos y criar a su progenie. El pingüino emperador, el más grande de los pingüinos, pone un solo huevo en la época más fría del año, con temperaturas de hasta -62 °C. El huevo se incuba sobre los pies de su progenitor, protegido por pliegues abdominales de piel. Las crías permanecen bajo estos pliegues un breve tiempo, hasta que logran regular su temperatura corporal.

Los métodos de anidación de los pingüinos varían, y algunas especies no construyen nido alguno. Los pingüinos de Humboldt y de El Cabo prefieren un refugio abrigado, como una madriguera, y emplean palos y otros restos para construirse un nido. Otros, como el pingüino de Adelia, incuban sus huevos a cielo abierto en nidos formados por piedras o palos. Los pingüinos emperador y rey no construyen nidos; en estas especies el ave sujeta el único huevo sobre las patas, y se acuclilla sobre él hasta que un repliegue de su piel lo cubra y caliente.

La mayoría de las especies de pingüino ponen dos huevos por puesta. Estos son de color blanco o verdoso. Los periodos de incubación varían en función de las especies. Los huevos de pingüino rey requieren más de 50 días de incubación antes de abrirse, mientras que los del pingüino de El Cabo se abren al cabo de 32 a 36 días.

Progenitores y Descendencia

En general, los dos sexos incuban los huevos y alimentan a los polluelos.
El pingüino macho suele ayunar durante las dos primeras semanas de incubación, y permite que la hembra regrese al mar a alimentarse y bañarse. Existen casos documentados en los que el macho ha ayunado durante el periodo de establecimiento y defensa del territorio de anidación, el ritual de apareamiento y el periodo de puesta e incubación de los huevos. Cuando le llega el turno a la hembra, el macho va hasta el distante mar para alimentarse y no tarda en recuperar la grasa perdida. Después regresa al nido con alimento para los polluelos que están a punto de salir del huevo. Ambos progenitores comparten la responsabilidad de alimentar a los jóvenes pingüinos. No todas las especies experimentan tan arduos periodos de ayuno durante el periodo de reproducción, muchas anidan en zonas en las que pueden viajar hasta el mar a diario en busca de comida.

La mayoría de los polluelos están cubiertos al nacer de plumón de color gris hollín, aunque algunos exhiben un dibujo de grises suaves y blancos. Los polluelos de ciertas especies permanecen confinados en su madriguera o nido durante todo el periodo de anidación, y son alimentados por sus progenitores. Los polluelos, una vez alcanzada una fase en su desarrollo en la que ya no necesitan la atención constante de sus progenitores, son agrupados, entre otras especies, en zonas llamadas ‘guarderias’. Allí esperan mientras sus mayores cazan. Cuando éstos regresan, los progenitores y los polluelos se reconocen entre un grupo que a menudo está formado por miles de individuos. En algunos casos, a continuación se produce una carrera en busca de alimento en la que el polluelo persigue a uno de sus progenitores, que llega cargado de comida. Éste se detiene finalmente y regurgita comida ya digerida en parte para el polluelo. Una vez que el joven pingüino ha adquirido su primer plumaje, entra al mar para buscarse la vida por sí mismo.

Clasificación científica:
los pingüinos o pájaros bobos componen la única familia (Esfeníscidos) del orden Esfenisciformes. El nombre científico del pingüino rey es Aptenodytes patagonica, el del pingüino emperador es Aptenodytes forsteri y el del pingüino azul es Eudyptula minor. El nombre científico del pingüino de ojo amarillo es Megadyptes antipodes; las otras seis especies que tienen crestas de plumas amarillentas a ambos lados de la cabeza componen el género Eudyptes. El nombre científico del pingüino gentú es Pygoscelis papua; el del pingüino de Adelia, Pygoscelis adeliae; el del pingüino de El Cabo Spheniscus demersus; el del pingüino de las Galápagos Spheniscus mendiculus; , y el del pingüino de Humboldt, Spheniscus humboldti.